logo de la compania danosa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOgo de la companias empire gas

 

 

portada agosto 2011 pequeña

Los cangrejos de Puerto Rico y su protección

Por: Miguel Figuerola Biólogo - Laboratorio de Investigaciones Pesqueras, DRNA

 

Página anterior;

 

 

 

foto cangrejo cardisoma guanhumiifoto cangrejo gerarcinus lateralisfoto cangrejo gerarcinus ruricola monafoto cangrejo gerarcinus ruricola mona

El juey común (Cardisoma guanhumi, blue land crab) es el cangrejo de mayor tamaño e importancia comercial en las costas de Puerto Rico. Éste se encuentra en los terrenos llanos y húmedos de la zona costanera, aunque se han reportado cangrejos que viven hasta 5 millas alejados del mar. Esta especie de crustáceo es semiterrestre, es decir, vive en cuevas que excava en el suelo, pero depende del agua para su respiración y reproducción.

El tamaño máximo reportado del juey común es de cinco (5) pulgadas de ancho de carapacho, aunque su tamaño promedio fluctúa entre las dos a tres pulgadas. En esta especie se pueden observar distintas coloraciones. El adulto es, generalmente, color azul lavanda o gris, aunque en la época de desove muchas hembras tienden a presentar un color blanco amarillento. En los individuos en la etapa de transición de estado juvenil a adulto, predomina el violeta/morado con anaranjado. En estado juvenil son marrones. Durante los meses de sequía (noviembre a abril), los cangrejos tapan sus madrigueras y es en ese período cuando ocurre la muda y crecen. Al comenzar las lluvias, generalmente en mayo y junio, salen de las cuevas y ocurren entonces las corridas para aparearse. Entre los meses de julio a octubre, ocurren las migraciones de las hembras hacia la costa para depositar los huevos, preferiblemente en los días alrededor de la luna llena. Las larvas permanecen en el mar hasta convertirse en pequeños cangrejos que salen a tierra firme. Este proceso tarda aproximadamente 45 días.

Las poblaciones del juey común han disminuido significativamente en Puerto Rico durante las pasadas décadas debido, principalmente, a la destrucción de su hábitat y a la sobrepesca o pesca excesiva. Por esa razón, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) estableció desde 1999 regulaciones para la protección de esta especie. Actualmente, se prohíbe la captura durante el período del 15 de julio al 15 de octubre de cada año, la captura de hembras con huevos, la captura de cangrejos menores de dos y media pulgadas de ancho de carapacho, la captura en reservas naturales y áreas administradas por el DRNA y la captura con palas o instrumentos que destruyan las cuevas.

La jueyita de tierra (Gecarcinus lateralis, mona, blackback land crab, red land crab) tiene una gran área negra que se extiende por casi todo su carapacho, siendo el resto de un color anaranjado o amarillento-anaranjado. Sus patas, generalmente, son también de un color anaranjado o amarillento-anaranjado. Por esa coloración, en algunos países se le conoce como “halloween crab”. Aunque el tamaño máximo reportado en la literatura para esta especie es de unas cuatro pulgadas de ancho del carapacho, en Puerto Rico, un espécimen de tres pulgadas es excepcional, midiendo la mayoría de una a dos pulgadas.

Se encuentran mayormente en zonas aisladas a lo largo de casi toda la costa de la isla, incluyendo Isla de Mona. Es una especie herbívora, aunque ocasionalmente se alimenta de organismos pequeños. Es uno de los cangrejos más terrestres que se conocen, aunque depende del acceso al mar para la reproducción ya que su etapa larval ocurre en agua salada. Viven mayormente en agujeros de hasta 3 pies de profundidad, principalmente en terreno arenoso y, usualmente, a no más de 1000 pies de la costa.

La jueyita de tierra fue en una época uno de los cangrejos de tierra más comunes en la isla, pero, debido principalmente a las muchas construcciones en la costa, que limitan el acceso fácil al mar, ha ocurrido una gran disminución en su distribución y abundancia.

El juey morao (Gecarcinus ruricola, purple land crab, black land crab) es extremadamente raro en Puerto Rico. Sin embargo, puede observarse con relativa facilidad en las islas de Mona y Desecheo. Puede alcanzar un tamaño máximo de unas cuatro pulgadas de ancho del carapacho. Se distingue por tener los lados del carapacho lisos, sin bordes distintivos. La coloración es variable, siendo más común el púrpura o morado. En Mona y en el oeste de Puerto Rico se pueden observar individuos de color gris o gris/morado, a veces con tres bandas oscuras en la parte superior del carapacho. Junto a la jueyita de tierra, es uno de los cangrejos más terrestres. Vive en cuevas o excavaciones entre las rocas, a menudo a muy poca profundidad.

Esta especie alcanza la madurez sexual a los dos pulgadas de ancho del carapacho y el desove ocurre en el mar entre los meses de mayo a julio. Su crecimiento es lento, estimándose que un cangrejo de cuatro pulgadas de ancho de carapacho puede tener hasta 20 años de edad. Esas características biológicas hacen que estas especies de cangrejos grandes sean muy vulnerables por el efecto de la sobrepesca y la degradación de su hábitat natural.

El juey pelú (Ucides cordatus, zambuco, cambú, swamp ghost crab) tiene el carapacho en forma de corazón, más ancho en la parte anterior que en la posterior. La superficie dorsal es marcadamente convexa. Los bordes de la parte más ancha del carapacho son suaves y redondeados. Las patas segunda, tercera y cuarta poseen pelos largos, muy prominentes, de ahí su nombre común. Es una especie grande, pudiendo el carapacho alcanzar hasta cuatro pulgadas de ancho, aunque el tamaño más común fluctúa alrededor de las dos a tres pulgadas. Su carapacho es mayormente azul grisáceo con algunas partes, como la región anterior de las quelas o palancas, amarillo-blancuzcas. Excava sus cuevas entre las raíces de mangle, regularmente muy cerca del agua, la que generalmente es salobre. Son cangrejos muy territoriales y están fuertemente vinculados a sus cuevas, de las cuales no se alejan excepto durante la formación de las parejas, cuando las abandonan y deambulan por el manglar.

El Reglamento de Pesca de Puerto Rico prohíbe la captura, posesión y/o venta de las especies de jueyita de tierra, juey morao y juey pelú.

Fotógrafos: Cielo E. Figuerola / Jan Paul Zegarra

 

Página anterior;